Close

Lanzamiento del SAOCOM B: un proyecto histórico y estratégico

Lanzamiento del SAOCOM B: un proyecto histórico y estratégico

Argentina avanza en su plan espacial y en la digitalización estratégica del sector agroalimentario.

Dr. Carlos A. VIDAL
Abogado – Escribano – especializado en #LegalTech #Ciberderecho
Cofundador y Secretario del Consejo Directivo de Fundación CEDEF

El 30 de agosto de 2020 los argentinos asistimos a un acontecimiento histórico y a su vez motivador y de gran trascendencia para el futuro nacional: el lanzamiento del satélite SAOCOM B, complementario de su idéntico SAOCOM A ya en órbita, desde la base de Cabo Cañaveral en los Estados Unidos.
Éste es fruto de un gran esfuerzo del Estado, la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) como responsable del diseño, fabricación, integración de la antena radar y test del instrumento principal, el Radar de Apertura Sintética (SAR por sus siglas en inglés) como así también de la operación y distribución de las imágenes que se generen; Investigación Aplicada (INVAP) como contratista principal para el diseño, fabricación, integración y ensayos de la plataforma principal y la electrónica principal del radar; y 80 empresas de base tecnológica argentina y un numeroso grupo de profesionales públicos y privados que ocuparon 3,5 millones de horas en el proyecto, de acuerdo a información oficial.

El proyecto SAOCOM (Satélite Argentino de Observación con Microondas) es un sistema conformado por los satélites de observación terrestre mencionados, de la CONAE y cuyas características técnicas los convierte en las antenas más grandes de uso civil en el espacio. A su vez, los sensores de la antena radar del satélite tienen la capacidad de captar datos tanto de día como de noche, así como capacidad para ver a través de las nubes y captar datos en cualquier condición meteorológica.

El SAOCOM A y B, en conjunto con cuatro satélites de la Agencia Espacial Italiana (ASI) conformarán la constelación Sistema Italo Argentino para la Gestión de Emergencias (SIASGE), el cual fue suscripto en el año 2005 entre ambos países y posibilita el intercambio de información obtenida por los satélites argentinos e italianos, así como el uso de estaciones terrenas.

De acuerdo a la información que brinda la CONAE, dos de las tres aplicaciones centrales están dirigidas a agricultura (proyecto conjunto con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria-INTA) y el tercero a hidrología (proyecto conjunto con el Instituto Nacional del Agua-INA), con los siguientes objetivos principales:

  • Brindar soporte en el proceso de toma de decisión a los productores agrícolas, en relación a siembra, fertilización y riego, en cultivos tales como soja, maíz, trigo y girasol, por ejemplo para la optimización en el uso de fertilizantes.
  • Brindar soporte en relación al uso de agroquímicos (fumigación) para el control de enfermedades en cultivos, en particular para la fusariosis de la espiga de trigo.
  • Mejorar la gestión de riesgos y emergencias hidrológicas, potenciando la capacidad de modelación hidrológica y de pronóstico, de manera de minimizar las pérdidas económicas debidas a inundaciones.

En particular, los mapas de humedad de suelo serán obtenidos sobre un área de interés de alrededor de 83 millones de hectáreas de la región pampeana argentina, cubriendo toda esta zona aproximadamente cada seis días.

Continuar transitando hacia un Agro Inteligente y Digitalizado

Sin lugar a dudas, desde Fundación CEDEF estamos convencidos de que este gran logro del Estado argentino significa un trascendente avance hacia la digitalización y transformación del sector agropecuario que es, como todos sabemos, un actor ineludible y estratégico para la economía y la sociedad de nuestro país.

El mundo vive un proceso de transformación donde la generación y aplicación de datos se transforma en actor central para las decisiones de política pública, así como la gestión cada vez más eficiente de la empresa agroalimentaria. Y, como ya venimos diciendo desde hace tiempo, los datos se transforman en un nuevo factor de producción.

Un mundo que se encamina a tener más de 9.700 millones de habitantes en 2050, lo cual requerirá incrementar un 70% la producción de alimentos. Alimentos, por otra parte, que cada vez más deberán observar sus condiciones de salubridad e impacto en el ambiente, a fin de dar cumplimiento con los Objetivos del Milenio (ODS).

Que a su vez, vive un proceso de digitalización nunca visto por su dimensión y su exponencialidad, con 5.200 millones de usuarios de teléfonos móviles, 4.500 millones de usuarios de internet y 3.800 millones de usuarios de redes sociales. A esto puede agregarse un mundo con dispositivos inteligentes hiperconectados que hoy es del orden de los 10.000 millones de unidades, y para 2030 se estima en 50/60.000 millones.

En este sentido, el contar con instrumentos como el proyecto SAOCOM para continuar generando información en tiempo real que pueda ser aplicada a desarrollos tecnológicos ya en marcha como la Inteligencia Artificial, el Blockchain, la Internet de las Cosas (por solo nombrar algunos) y en un sector agroalimentario con las demandas que se han mencionado, no puede menos que ser celebrado.

Como organización no gubernamental, desde Fundación CEDEF celebramos y felicitamos este gran avance fundamental que hoy está teniendo el estado argentino.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Domingo 30 de agosto de 2020.