En el marco de la Revolución 4.0 que el mundo está transitando, el enfoque de desigualdad basado en el ingreso monetario es por supuesto indispensable, pero ya no suficiente. Las grandes transformaciones en torno a la tecnología, la educación y el cambio climático están creando nuevas divergencias y por ende, desafíos ineludibles.