Close

Muy baja representación de mujeres en la conducción de entidades

Muy baja representación de mujeres en la conducción de entidades

Difícilmente Argentina y los países la región sean capaces de expresar todo su potencial sin equidad de género. Reconocer cuál es la agenda global y cuál debiera ser la agenda local de empoderamiento de las mujeres en la producción agroalimentaria y la redefinición de los sistemas alimentarios hacia un futuro sostenible, es una responsabilidad de los líderes y tomadores de decisiones que son parte de la discusión, e incluyen al sector público, privado y de entidades intermedias.

El camino a recorrer es enorme en términos de representatividad. El Estado Argentino ha demostrado un distintivo enfoque y por primera vez en su historia, un organismo de ciencia y técnica como el INTA es presidido por una mujer, la Ingeniera Agrónoma Susana Mirrassou; mientras que el CONICET está dirigido por la doctora Ana María Franchi. 

Mientras tanto, en las entidades representativas del sector productivo agropecuario, a excepción de la Federación de Organizaciones Nucleadas de la Agricultura Familiar, los órganos de conducción reflejan una disparidad enorme, tal como expone el siguiente gráfico. 

Un mundo más igualitario es un mundo mejor para todos. Esa es la premisa. La diversidad enriquece, genera mejores respuestas a los desafíos, las comunidades crecen, los negocios se fortalecen. El primer paso seguramente, es reconocer esta gran disparidad. Pero el siguiente no puede esperar: hay que revertirla con urgencia.