Close

La Revolución Digital transforma el mercado financiero y de seguros agropecuarios

La Revolución Digital transforma el mercado financiero y de seguros agropecuarios

Dr. Carlos A. VIDAL*

Generación de datos en el Agro, su impacto en industrias conexas

Luego de la denominada Tercera Revolución Industrial, caracterizada por la aparición de la computadora como equipo diferencial y de objeto múltiple, el mundo se encuentra transitando la Cuarta Revolución, asociada a la transformación digital con la particularidad de una fuerte interacción de los factores físicos, digitales y biológicos como eje de todo el proceso de transformación.

El sector agropecuario es un actor central en esto y su capacidad de generar datos e información de forma permanente en tiempo real a través de sistemas de drones,  sensores e internet de las cosas (IoT), y acumulación y cruce en redes de Big Data o – en casos más avanzados-  de machine learning o inteligencia artificial, se ha transformado en un activo del cual es fundamental tomar dimensión por varios factores: 

  1. El sector no solo produce alimentos, sino que produce datos que son un insumo fundamental para la toma decisiones; 
  2. La necesidad de descubrir y profundizar las capacidades analíticas de los datos que se generan.  Esto es, captar datos y saber analizarlos en profundidad en la empresa para la toma de decisiones; 
  3. Apreciar y valorar la relevancia que estos datos generados a través de la digitalización, significan para diversas actividades vinculadas directa o indirectamente a la actividad agropecuaria.

Respecto de este último punto, hay dos sectores, no los únicos por supuesto, que son estratégicos para la gestión y la toma decisiones en la empresa: el sector de financiamiento y el de seguros.

Y es en este contexto en el que estos dos sectores – aunque con distinta relevancia-  están mostrando una interesante dinámica de cruce entre la digitalización del negocio agropecuario y la estructuración de productos y servicios asociados a esta disponibilidad de datos.

Tanto la actividad del financiamiento como del seguro, han ingresado en un proceso de aprovechamiento, análisis, toma de decisiones y nuevos productos directamente vinculada a la disponibilidad de datos en tiempo real o a la facilidad de interconexión con los usuarios y demandantes de productos.

Fintech frente a la digitalización del agro

En el caso del financiamiento, las llamadas Fintech (Finance + Technology) se caracterizan por aprovechar la tecnología para dar mejores servicios financieros, a un menor costo y llegando a más gente. Los principales servicios que ofrecen son las tarjetas prepagas, los créditos online, pagos online, compra y venta de monedas extranjeras y transferencias de plata entre personas del mismo país o incluso a cuentas de otros países.

Dentro del ecosistema financiero argentino a la fecha existen aproximadamente 151 fintechs locales, siendo las verticales más desarrolladas: pagos (48%), créditos (38%), soluciones financieras (18%), servicios para empresas (15%) e inversiones (12%). Con una cuota menor del mercado y por debajo del 10% se hallan los seguros (5%), divisas (4%), bancos digitales (3%), productos financieros (3%), finanzas personales (3%) y regtech (2%).  

Expresa el “Estudio sobre el Ecosistema Fintech Argentino” realizado por el Laboratorio de Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID Lab), sobre un total de ocho categorías establecidas, que las dos en las que se concentra la mayor parte de las fintech que operan en el país son por un lado la gestión de préstamos, por otro los pagos y transferencias. En el primero de los casos hay 32 empresas, entre las cuales las más destacadas son: Solven Funding, Dinerofull, Agilis, 4Finance, Motormax, Wayni Móvil, Ualá, Moni, Deprestamos y Wenance. En la categoría “pagos y transferencias” figuran 27 firmas, entre las que se destacan: Mercado Pago, TodoPago, Nubi, SocialPOS, Apperto, Smiletechnologies, VeriTran, Olpays, YaPago, Pagos360, PagosPyme y Mobbex.

Pero lo interesante, en lo que habrá que poner puntual atención hacia el futuro, es que más allá de que Argentina se ubique como el tercer país latinoamericano en cantidad de empresas digitales de finanzas, detrás de Brasil y México, aún su desarrollo es escaso en un sector como el agropecuario primario donde existe un gran potencial de llegada e inclusión de pequeños y medianos productores que no tienen acceso al crédito. A su vez, como se mencionaba más arriba, la posibilidad de desarrollar productos de financiamiento específicos y de seguimiento permanente a partir de la disposición cada vez más eficiente de información en tiempo real respecto de la situación de la empresa y/o el proyecto financiado.

La industria aseguradora frente a la digitalización del agro

Precisamente es la información disponible en tiempo real la que utiliza la industria del seguro para la generación de nuevos productos. Sobre ella se está trabajando en nuestro país de manera cada vez más dinámica aunque, como sucede en muchos de los países de la región, relativamente retrasado con respecto a la adopción de otros subsectores.

La industria de seguro agrícola en la Argentina tiene una cobertura algo por encima del 50% de la superficie sembrada, lo que demuestra la potencialidad que aún tiene dicho Mercado. Esto, unido a la posibilidad de simplificación en la recolección de datos para evaluar riesgos y la afectación de fenómenos adversos gracias a las tecnologías mencionadas previamente, vislumbran un horizonte muy interesante para este sector.

Así, solo a título de ejemplo, en el lanzamiento de su campaña 2019/2020, SURA Seguros presentó GEOSURA, un plataforma donde el productor cliente puede cargar información georreferenciada de áreas aseguradas, así como diversas variables climáticas que permiten al sistema realizar análisis de tendencias y riesgos para la toma de decisiones del productor.

Otro caso destacable, también a título de ejemplo, es el de Paraná Seguros y su Sistema de Alama TEROGRANIZO , que combina Internet de las Cosas y Sistemas Predictivos, complementando los seguros agrícolas dando aviso al productor tres horas antes, de caída de granizo o tormentas fuertes.

Los desafíos del negocio agrícola y las nuevas tecnologías

Como puede observarse en lo expresado, los sectores financiero y de seguros han comenzado a transitar un camino de adaptación y transformación en el marco de la denominada Revolución 4.0.   

Por supuesto que aún queda un largo camino por recorrer, pero las acciones de los privados y del Estado serán elementos centrales para poder potenciar estas innovaciones que redundan en un sector cada vez más inclusivo, abarcativo y con eficiencia en crecimiento.

El trabajo de difusión de los beneficios de muchas de estas tecnologías así como la capacitación cada vez más intensa de los productores a fin de percibir los beneficios de muchos de estos sistemas serán centrales.

Finalmente, la inversión y la infraestructura deberán- cada vez más-  ir adecuándose  a los requisitos y demandas a fin de lograr una adaptación óptima de todos estos sistemas.

*Abogado y Escribano. Fundador y Secretario de Fundación CEDEF.