Agricultura celular
1 agosto, 2018
0

La agricultura celular es la generación de productos agrícolas a partir del cultivo de células, y su desarrollo está avanzando muy rápidamente.

Desde la ciencia interdisciplinaria de la medicina y agronomía, se capitalizan los avances en ingeniería de tejidos, material científico, bioingeniería y biología sintética para diseñar nuevas formas de producir insumos agrícolas como leche, carne, fragancias a partir de células y microorganismos.

La mayoría de los productos celulares existen en los tejidos. Los tejidos están hechos por fuera del cuerpo en un proceso llamado ingeniería de tejidos. De manera simplificada, consiste en que las células de un tipo particular se “ensamblan” en un andamio (para crecer) con suero (alimento para las células mientras crecen) en un ambiente que promueve su desarrollo.

Actualmente, la ingeniería de tejidos es una actividad científica relativamente nueva, con foco en aplicaciones médicas, como el crecimiento de piel en víctimas de quemaduras u órganos para pacientes que requieren un transplante.

 

 

En el mundo, la agricultura celular tiene múltiples proyectos de investigación en marcha hacia varios productos:

– Una compañía Suiza llamada Evolve está generando vainillina (el primer componente del saber de la vainilla) a partir de levadura. La mayoría de la vainillina es producida de derivados petroquímicos o químicos de la lignina (un consituyente de la mayoría de las paredes celulares de las plantas). El porcentaje más pequeño del vainillina extraído de las chauchas de vainilla está cultivado en zonas tropicales, de la orquídea de la vainilla. La vainillina cultivada puede terminar con la deforestación de la agricultura y la síntesis química de la vainilla.

 

 

Ginkgo Bioworks, una compañía con base en Boston, está usando la agricultura celular para producir fragancia de flores a partir de microbios artificiales en lugar de flores.
Científicos holandeses lideran la investigación sobre carne artificial o carne in vitro. El proyecto tiene gran potencial ya que a partir de una pequeña muestra de tejido de un animal vivo (células madre) se crean nuevos, cultivados en laboratorio. Los seres humanos consumimos 250 millones de toneladas de carne al año, y se estima que en 2050 estas cifras podrían duplicarse. Este proyecto permitiría erradicar la cría masiva de animales ofreciendo carne más nutritiva, más segura y ambientalmente amigable. Se estima que podrían estar disponibles antes de 2020.

 

 

Comparado con sus contrapartes convencionales, los productos de la agricultura celular tienen menos impacto ambiental, generando productos seguros y sustentables. Sin dudas, el mejoramiento de los sistemas alimentarios tiene un aliado en la innovación tecnológica.